Disminución del apetito. Es muy normal que, al cumplir un año de vida, los bebés tengan menos hambre, pero no te preocupes porque este comportamiento es normal ya que, al crecer con más lentitud, su organismo le pide alimentos con mayor espacio de tiempo entre uno y otro. Además, los pequeños ya ...